Pages

Saturday, July 23, 2011

Batalla de San Lorenzo

La batalla de San Lorenzo fue el combate librado entre el Ejército de Granaderos a Caballos, bajo el mando del entonces Coronel José de San Martín, y las fuerzas realistas, comandadas por Antonio Zabala, el 3 de febrero de 1813, durante la Guerra de Independencia Argentina, en las cercanías de la posta de San Lorenzo, actual provincia de Santa Fe. El resultado de este enfrentamieto fue una clara victoria de los granaderos de San Martín, quienes perdieron unos 20 hombres, mientras que los realistas perdieron 40 más numerosos heridos.

Antecedentes

Luego de la ruptura pólitica con España y la deposición del virrey Cisneros en Mayo de 1810, Montevideo había sido declarada por España como la nueva capital del Virreinato del Río de la Plata. Hacia principios de 1813, esta ciudad Uruguaya estaba siendo sitiada por las fuerzas criollas, conducidas por José Rondeau. Para poder abastecerse de víveres y subsistir el sitio, los españoles debían salir navegando por el Río de la Plata a otros puntos rivereños en buscas de alimentos. Hacia fines de enero de 1813, once embarcaciones españolas había partido de Montevideo para merodear las costas en busca de provisión. Éstas habían sido avistadas cerca de la costa occidental del río Paraná y a las cuales San Martín las había estado siguiendo por tierra de acuerdo a las instrucciones impartidas a él por el Segundo Triunvirato. Los españoles habían desembarcado para avanzar hacia el convento de San Carlos, cerca de la posta de San Lorenzo. Sin embargo, San Martín y sus granaderos, que se habían adelantado a los realistas, habían estado escondido desde el día anterior en el mismo convento planificando el ataque contra las fuerzas realistas.

Resumen de la Batalla de San Lorenzo

En el amanecer del día 3 de febrero de 1813, los 140 granaderos, más 70 milicianos de infantería, dejaron el convento de San Carlos y se prepararon para el combate en espera de la llegada de los realistas que habían desembarcado a las 05:30 de esa mañana y que se dirigían hacia el convento. San Martín desplegó a sus hombres en dos escuadrones de granaderos compuestos por 60 hombres cada uno; el ala izquierda estaba comandada por Justo Bermudez, mientras que el ala derecha sería dirigida por San Martín; en el centro, detrás de unas arboledas se ubicaron las tropas de infantería y que actuarían como reserva. Los realistas marchaban en dos columnas con tres cañones. Cuando el enemigo se acercaba, alrededor de las 06:30 horas, el clarín del regimiento de Granaderos a Caballo sonó por primera vez, marcando el inicio del combate.

Los granaderos del ala derecha, comandada por San Martín, fueron los primeros en alcanzar al enemigo, quienes no tuvieron tiempo en usar sus cañones y de realizar una formación defensiva. En feroz combate, los granaderos atacaron a los realistas con sables hasta reducir y poner en retirada a la columna principal. Cuando el ala izquierda, conducida por Bermudez, entraron en combate, los realistas no puedieron defender el terreno y emprendieron la retirada. Durante el ataque a un grupo de soldados realistas que cubría la retirada, el caballo de San Martín fue alcanzado por el fuego enemigo. Éste cayó, atrapando la pierna del comandante. En esos momentos un realista intentaba matar a San Martín, pero el soldado Baigorria y el Sgto Cabral intervinieron a tiempo, dando muerte al realista y salvando la vida a su comandante, quien pudo ser liberado del peso de su caballo muerto. En la confusión y fragor del combate, otro realista dió muerte a Cabral. La caida de San Martín posibilitó que gran parte de las tropas enemigas huyeran, dejando detrás 40 muertos y muchos heridos, más los tres cañones.


Combate de San Lorenzo (Video)